Posteado por: escritor apasionado | 12 diciembre 2009

Novela, cultura y sociedad

Este es el título de la conferencia-debate organizada por el Instituto Italiano de Cultura, que se llevó a cabo en la Biblioteca Nacional y en la que participaron Claudio Magris, Mario Vargas Llosa y el periodista cultural Enrique Planas. Quiero compartir con ustedes las intervenciones de ambos escritores respecto a varios temas de relevancia actual.

Influencia de la novela en la sociedad
Los escritores nos ayudan a comprender mejor la dificultad de las cosas, nos hacen sentir la necesidad de mejorar el mundo. La cultura nos da instrumentos que permiten que nuestra vida tenga una coherencia, sin ella viviríamos en las tinieblas, en la confusión.
Nos permite descubrir las jerarquías entre lo que es importante y lo que es adjetivo. Esa es una de las grandes contribuciones que ha hecho la novela a la sociedad, tener una actitud crítica ante el mundo. El cotejar la realidad con la ficción produce un desasosiego que lleva a tener una actitud activa y crítica. Por eso hay un peligro cuando la sociedad deja de impregnarse de la literatura porque sin ella es fácil de manipular, de someter. Por eso hay una diferencia entre quienes leen novelas y aquellos que no viven esa experiencia.

Relación entre los escritores y la política
Existe un desencanto hacia la política porque se le considera como una actividad sucia, menor, corrompida. Pero los escritores no deben ignorar su función política en el sentido que esta consiste en la preocupación por los asuntos de la ciudad, por las relaciones entre los ciudadanos, las culturas y la sociedad misma. Vargas Llosa elogió a Claudio Magris al precisar que es un escritor que no es indiferente a la política, situación que no ocurrió con otros escritores, quienes la han despreciado.

¿Qué representa Ulises?
El regreso de Ulises a Ítaca es un encuentro consigo mismo y que va en contra de lo que representa el viaje de su propia vida. Eso nos llama a reflexionar y cuestionarnos si al comparar nuestro pasado con nuestro presente hay un cambio, un crecimiento, una mejora. Por eso cuando Ulises escucha los poemas de su vida pasada, llora porque esas aventuras se convierten en una ficción de sí mismo.

¿La crisis de valores en Europa tiene un correlato con la crisis de la democracia en América Latina? Uno de los problemas que enfrentan en común es la corrupción. En Europa existe una gran desilusión ciudadana al ser testigos del tráfico del poder como una fuente de enriquecimiento que luego se refleja en el ausentismo electoral. Está claro que la democracia sigue siendo el menos malo de los sistemas políticos. Pero la política solo la podemos cambiar entrando en ella, aunque sea tapándose la nariz. Hay que tener en cuenta que en la política se puede ser creativo y generoso, se puede convertir en una hermosa aventura. Meterse en la política para cambiar el entorno porque es hermoso construir una sociedad libre que deje los horrores de la ignorancia, de la explotación.

¿Cómo solucionar el problema de la inmigración en Europa?Hay un gran peligro al querer nivelar nuestras diferencias, al querer llegar a la fiebre de la identidad como si la particularidad fuera un valor supremo. No debemos olvidar que por encima de la particularidad hay otros valores. A pesar de eso el sentimiento de diversidad hay que vivirlo con total apertura. Por eso debemos establecer pocos valores innegociables. Uno dialoga cuando a priori sabe que no tiene la razón absoluta. A pesar de eso hay valores que nunca podemos dejar. Por tanto el diálogo es a veces doloroso y triste porque implica una confrontación de valores. Aunque hay cosas que son indiscutibles. Hay un conflicto entre el valor de la libertad y el de la igualdad. Porque una absoluta libertad genera desigualdad y si uno quiere una absoluta igualdad tendría que restringir la libertad.
También debemos recordar que en Europa hay sociedades que no se integran porque traen unos principios bajo los cuáles se cierran, se ensimisman, se defienden en los ghettos bajo los cuáles viven esas comunidades. Por ejemplo en Francia hay unas piscinas que son para varones y otras para mujeres. Esas prácticas forman parte de la cultura de ciertas comunidades musulmanas. La Europa democrática de pronto puede ceder a las presiones de estas comunidades. Por eso se debe poner un límite porque hay valores a los que no se puede renunciar.

Al salir de la conferencia, me di una vuelta por la Feria del Libro Ricardo Palma y adquirí un libro excelente de cuyo contenido daré cuenta en uno de los post siguientes…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: