Posteado por: escritor apasionado | 25 noviembre 2009

Deja ya de lamentarte

¿No crees que llegó el momento de dejar de lamentarte? No ganas nada con echar la culpa a los demás de tus errores. Preocúpate por aquello que sí está en tus manos, lo demás déjaselo a Dios.

Nunca es tarde para levantarte pensando en el cambio que tu vida necesita. Pero no sólo lo pienses, llegó el momento de hacer realidad el sueño que tanto anhelas.

No ganas nada con lamentarte, ahora debes concentrarte en tu presente para poder forjar un futuro mejor en tu vida que realmente te haga feliz decidiendo algo que realmente quieras y no algo impuesto por los demás.

Corta con lo que te ata al pasado y sólo rescata las cosas buenas y las experiencias que te permitirán crecer por dentro. El límite de tu crecimiento te lo pones tú, nadie más.

¿Por qué vas a esperar a mañana algo que puedes empezar hoy? Da vuelta a la página y empieza a escribir una nueva historia en tu vida. Arriésgate a amar porque será la única forma de desplegar todo lo que llevas dentro.

No critiques a los demás porque no estás libre de cometer los mismos errores que hoy le echas en cara a quienes te fallaron.

La vida es una sola, ¿No crees que llegó el momento de hacer un “stop” en tu vida y al fin respetar esa luz roja que se ha venido manifestando de diversas formas sin que te des cuenta?

O lo que es peor, que te hayas puesto una venda para no querer ver lo evidente. El destino no puede ser tan evidente como lo ha sido con tu vida.
Quizás la vida es injusta porque no nos da las cosas que queremos. Pero eso no implica que nos vayamos a cruzar de brazos sumiéndonos en la derrota y el fracaso. Lo menos que podemos hacer es luchar por sacar adelante el proyecto de nuestra propia vida.

Cuéntame, ¿Cómo te ves de aquí a cinco años? ¿Cuál es tu visión de futuro? Empieza por poner todos los medios que estén a tu alcance para alcanzar eso que quieres, escríbelo en un papel y ponle plazos, fechas.

La clave está en abrir el corazón para dejar escuchar la voz de Dios. La voluntad divina a veces se interpone en nuestros planes humanos. Eso no significa que Dios nos quiera arruinar la vida, al contrario, Dios siempre querrá lo mejor de nosotros, aunque eso implique renunciar a cosas o personas.

A veces no entenderemos del todo el sentido que tiene algo en nuestra vida, pero más adelante, el tiempo nos brinda la sabiduría suficiente para darnos cuenta lo que realmente Dios nos quiso dar a entender con esa situación. El trabajo está en descubrir eso que Dios quiere de nosotros.

El estar más cerca de Dios no nos hace santos y el haberse alejado de El tampoco nos hace miserables. Estando lejos o cerca, somos seres humanos y tarde o temprano cometeremos errores, caeremos en las mismas debilidades de siempre, lo que en esencia importa es nunca darse por vencido, nunca. Siempre hay razones y esperanzas para levantarse siempre y seguir en la batalla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: